LA IMPORTANCIA DEL JUEGO LIBRE

¡Hola a todos!

Hoy quiero hablaros de la importancia que tiene el juego en la etapa de la infancia.

La palabra juego la define la RAE como “El ejercicio recreativo sometido a reglas, y en cual se gana o se pierde”. Por su parte, Huizinga (1995), lo define como “Una acción libre, sentida como ficticia y situada al margen de la vida cotidiana, capaz, sin embargo, de absorber totalmente al jugador o jugadora”

Existen dos clases de juego: El espontáneo y el dirigido. El juego espontáneo es aquel que surge por iniciativa propia del niño, es decir, no hay adultos que influyan en la decisión del niño. Un ejemplo de este tipo de juego sería cuando el niño va por la calle y decide pisar una baldosa sí y uno no, o al ir a cruzar por un paso de cebra, pisar sólo las líneas blancas o sólo las líneas negras. Este tipo de juego surge de forma instintiva y, como se ha comentado antes, sin la presencia del adulto.

juego-libre-y-espontanea 1

Frente al juego espontáneo tenemos el juego dirigido, en el que sí que hay presencia de un adulto. El juego de por sí tiene unos objetivos prefijados de antemano, que suelen ser la ocupación del ocio y, fin puramente lúdico, la recreación o la terapia.

En este caso, quiero centrarme en el juego espontáneo y hablaros de las ventajas de las que dispone. Con esto no quiero decir que el juego dirigido sea una mala idea, pero veremos que es muy importante dejar un espacio para que el niño improvise y sea capaz de crear sus propios juegos.

Si nos preguntamos por qué juegan los niños, la respuesta es porque les apetece. El juego es (y debe ser) una actividad placentera en sí misma. No lo hacen porque deban, ni por una recompensa, sino porque quieren.

650_1200 juego3

El juego es de lo único que deben preocuparse los niños durante sus primeros años de vida, ya que, por medio de éste, aprenden y se desarrollan como ser humano. Pero para que se produzca un auténtico aprendizaje, el juego debe ser libre y espontáneo, dejar que los niños observen, experimenten y vivan el mundo que les rodea. El juego libre puede ser individual, en el que el niño escoge libremente hacer algo de acuerdo a sus necesidades internas, sin recibir ningún tipo de directriz por parte del adulto, o bien puede surgir el deseo de unirse a otro u otros niños, lo cual contribuye al desarrollo de una conducta social positiva, a la vez que refuerza la identidad personal y la autoestima. Son muchos los beneficios del juego libre:

  •  Satisface las necesidades básicas de ejercicio físico, desarrollando así su psicomotricidad.
  •  Es una vía excelente para expresar y realizar sus deseos. Los instrumentos que necesiten y no estén a su alcance podrán ser reales mediante la imaginación.
  •  A su vez, La imaginación del juego facilita el posicionamiento moral y maduración de ideas.
  •  Es un canal de expresión y descarga de sentimientos, positivos y negativos, ayudando al equilibrio emocional.
  •  Con los juegos de imitación está ensayando y ejercitándose para la vida de adulto.
  • Cuando juega con otros niños y niñas se socializa y gesta sus futuras habilidades sociales.

Hoy en día, con la aparición de las nuevas tecnologías, es muy común ver a los niños delante de la televisión, el ordenador, o con los videojuegos. Este tipo de costumbres hay que erradicarlas o al menos disminuir los hábitos, puesto que no deja a los niños desarrollarse mentalmente ni tampoco físicamente, ya que, estar tirado en el sofá, no supone ningún esfuerzo físico.

nic3b1ostablet

Catherine L’ Ecuyer en su libro “Educar en el asombro”, habla sobre la importancia de la libertad  de los niños para explorar el mundo que les rodea:

“Necesitan más que nunca asombrarse pacientemente mirando como se arrastra un caracol, observando cómo una flor crece, cómo una gota de lluvia resbala por el cuerpo de un ciempiés peludo, viendo aparecer un brote, regando las plantas, recogiendo las setas con agradecimiento y dando de comer a los pájaros. Los niños deben aprender a levantar la vista hacia el cielo de vez en cuando, como lo hacíamos nosotros cuando nos tumbábamos en la hierva que nos picaba y nos hacía cosquillas detrás de la piernas y de las orejas y nos imaginábamos que las nubes tenían forma de dinosaurios y de conejos”

El papel desempeñado por el adulto en el juego libre del niño puede ser, el de observador, es decir, percatándose de las acciones y reacciones del niño, o bien de cómplice de juegos, acompañándole en su aprendizaje.

Otro aspecto a tener en cuenta por el adulto, es la necesidad de permitirles el aburrimiento. Son los niños y niñas quienes deben hacer el esfuerzo mental por crear sus maneras de divertirse. El aburrimiento antecede los procesos de creación y de encuentro con las ideas. Es aprender a hacer algo por iniciativa propia sin que seamos las personas adultas las que lo resolvamos siempre.

ifraseaburrimiento1

Los lugares donde los niños pueden disfrutar de un juego libre y espontáneo son infinitos. Es cierto que escenarios al aire libre como el monte, la playa o un parque son idílicos para aprovechar un día de juego, pero también se puede jugar libremente en casa. Cualquier sitio es bueno para dejar volar a la imaginación.

Para influir de manera positiva, los adultos que quieran participar en el juego libre del infante, tendrá que tener en cuenta ciertos aspectos:

  • No olvidar que el protagonista principal en el juego es el niño
  • Hacer  posible un  espacio de juego, facilitar un ambiente tranquilo, acogedor y seguro donde no haya peligro.
  • Utilizar un lenguaje sencillo y claro pero no infantil
  • Dejar al niño que actúe de forma independiente para que vaya adquiriendo autonomía, a medida que su edad y sus capacidades lo permitan.
  • Respetar las preferencias de juego de cada niño evitando imponer un juego o actividad.
  • Facilitar el contacto con otros niños para compartir juego.
  • Observar el comportamiento del niño en el juego para conocerlo mejor y saber que le motiva más.

juego libre

Para finalizar, os dejo algunos consejos para fomentar el juego y por supuesto la diversión con los niños:

  • Salir a jugar al exterior. Los niños se lo pasan en grande jugando al aire libre
  • Crear juegos caseros. En casa se pueden crear infinidad de cosas, desde disfraces hasta juegos de mesa.
  • Ser espontáneo. Sorprende a tu hijo con algo nuevo, como por ejemplo, una salida inesperada
  • Música. A los niños les encanta la música, además de favorecer sus habilidades y desarrollo.
  • Cocinar con ellos.

Un niño libre desarrolla el sentido de la independencia y la confianza, lo que puede llevarlo a tener más autoestima y en definitiva, a ser más feliz.

juego_libre2 cortada

“En mi casa he reunido juguetes pequeños y grandes, sin los cuales no podría vivir. El niño que no juega no es niño, pero el hombre que no juega perdió para siempre al niño que vivía en él y que le hará mucha falta”

Pablo Neruda